El éxito de las tiendas online

tiendas-online

El gran éxito y auge de las tiendas online o webs de compra-venta ha desplazado enormemente al comercio tradicional y por lo tanto a las tiendas de barrio, actualmente la mayoría se limitan a “subsistir” como buenamente pueden viendo cómo su negocio va a menos y contando los días para bajar la persiana.

Competir contra las multinacionales es a día de hoy imposible a menos que no tengas una idea revolucionaria que te permita ser competitivo, pero seamos sinceros, competir por ejemplo contra el gigante asiático es como encontrar una aguja en un pajar o más difícil, sus precios y su mano de obra han roto el mercado y con la globalización del comercio online poco podemos hacer para plantarles cara.

La ropa, la tecnología, el ocio, la alimentación y una larga lista de productos los podemos adquirir prácticamente a mitad de precio si buscamos un poco, aunque en este sentido hay algo muy favorable para el comercio pequeño y es el trato humano que recibimos, no hablamos con máquinas y pienso que eso es algo que jamás se podrá sustituir, de ahí la importancia de que cuides tu negocio y las personas que trabajen en él sean personas pacientes, agradables, eficientes y que sepan tratar con los clientes sin llegar a perder los nervios, algo también difícil en ocasiones…

Nadie sabe cómo será el mercado dentro de diez años porque en tan solo cinco hemos avanzado en este sentido increíblemente, la competencia siempre estará ahí, pero pienso que cuando hay tanta oferta finalmente el mercado explotará porque no habrá demanda suficiente por muchos miles de millones de seres humanos que haya en el planeta, este modelo económico no es sostenible y una de las mejores recomendaciones que podemos dar desde nuestro humilde punto de vista es ahorrar lo máximo posible y consumir moderadamente por lo que pueda pasar.

También los dispositivos móviles han sido la clave para el éxito de la venta online, poder pagar simplemente con un teléfono móvil con todas las garantías es sin duda algo muy cómodo, pero esa comodidad es lo que nos está haciendo perder nuestra esencia como personas y nuestro nivel de interactuación “cara a cara” se está perdiendo a pasos agigantados. Por este motivo desearíamos que, sin dejar de lado el progreso puesto que es sinónimo de futuro, retrocediéramos un poco a nuestros orígenes y fuéramos más “humanos” en todos los aspectos, posiblemente ahí resida la clave de la felicidad que cada vez buscamos en mayor medida…